YO


Nací en Dinamarca en una familia turca. Desde muy joven, me sentí perdida entre dos culturas. Era diferente, una soñadora y un espíritu libre. Sentía un desasosiego en mi interior. En continua búsqueda de algo que era incapaz de expresar con palabras.

Mis padres no sabían qué hacer con esa inquietud que había dentro de mí, ni yo tampoco. Me encontraba librando una batalla interna conmigo misma y con el mundo que me rodeaba.

A lo largo de mi vida he buscado apasionadamente las respuestas a estas preguntas:
“¿Qué es lo que realmente quiero hacer en la vida?”
“¿Qué significa vivir una vida con sentido?”
“¿Qué es lo que tiene realmente sentido para mí?”

La búsqueda de las respuestas me ha hecho visitar más de 50 países, viviendo en un periodo largo en 5 de ellos.

Desde estudiar a los Maasai en Kenya, los colibrís en Costa Rica, a la investigación de Darwin en las Galápagos. No sabía lo que quería, pero lo que sí tenía claro es que no quería seguir el mismo camino de aquellos que estaban a mi alrededor, sino darle forma a mi propio camino : Crear mi propia vida.

Quería hacer muchas cosas con mi vida, pero sabía que lo primero que tenía que hacer era emanciparme de muchas de las creencias limitantes que sostenía. Quería crecer, quería sentirme libre; pero no sabía cómo. Fue al plantearme estas preguntas a mí misma, una y otra vez, mientras iba dando forma a mi camino, como fui llevada al mundo del Desarrollo Personal.

Había tatuado profundamente en mi alma la creencia de que es fácil seguir el camino marcado; pero sólo creando tu propio camino acabarás dejando huella.

Sabía que pavimentar mi propio camino significaría viajar por la vida sola unas veces más de lo esperado, y otras más de lo deseado. No me quedaba otra alternativa que convertirme en mi mejor amiga. Esto resultó ser el descubrimiento más dulce de mi vida. Aprendí a buscar en mi interior toda la sabiduría que existía ya en mí y permitir que resplandeciera.

Tras pasar muchos años como propietaria de uno de los restaurantes más importantes y respetados de Copenhague - un trabajo que se me daba muy bien, pero con el que no me sentía realmente realizada - di un salto al vacío al mundo del Coaching, Inteligencia Emocional y Programación Neuro-Linguística. Mi profunda necesidad de conocimiento me llevó a desear aprender de los mejores.

Fue la oportunidad de formarme con eminentes expertos como Richard Bandler, Anthony Robbins, Byron Katie, Daniel Goleman, John & Julie Gottman, Sue Johnson y Debbie Ford, lo que me permitió avanzar en mi aspiración de crear la vida que quería vivir. Pero de alguna manera, aún me encontraba ascendiendo por una escala que me alejaba de aquello que realmente quería... ¿Cómo era posible?

Durante muchos años no escuché realmente a esta voz en mi interior que ansiaba emancipación, sino que en su lugar seguía intentando encajar y ser como los demás, ser “normal”. Pretendí e intenté con todas mis fuerzas convertirme en otra persona para obtener el amor y aprobación de los demás. Me había quedado atrapada en el Idealismo Social y llevaba la vida que otros habían planeado para mí.

Hasta que un día...

Con una sola palabra cancelé mi propia boda sólo con unas semanas de antelación. Todo estaba listo: el vestido de boda hecho a medida; las invitaciones entregadas; el local, el menú, la música; la luna de miel hasta el país donde viviríamos “felices para siempre”.

Aún así, era todo una mentira. Una mentira que yo había creado por una acumulación de muchos años de vivir una vida que no me pertenecía, sino que pertenecía más bien a mis miedos, miras estrechas y modo de pensar limitante. Desde el escalón más alto, me encontré a mi misma mirando hacia abajo hacia el Reino que había creado, mi Imperio... y no me gustó lo que estaba viendo.

Algo dentro de mí dijo: “No soy ese “yo” que quiero ser”. Me advirtieron que no tomase una decisión radical o medidas drásticas, pero aunque me dolió profundamente, sabía que era la mejor decisión que podía tomar.

Decidí divorciarme de la historia que había creado. Sabía que el cambio y felicidad que buscaba esta vez no tendría lugar fuera de mí, sino en lo más profundo de mí misma. Sabía que tenía que cambiar la orientación en la que iba encaminada mi vida.

Tenía que divorciarme del “yo creado por mí” para construir “un nuevo yo”. Una vida auténtica para quien soy en realidad. Sólo que esta vez mi meta no era demostrar a nadie mi valía personal, por miedo a la crítica de los demás. Esta vez me sumergí profundamente dentro de mí misma, en mi propio silencio, en mi propia sabiduría una vez más, pero esta vez estaba comprometida. Comprometida a quitar capa tras capa hasta conectar con lo más real dentro de mí. Abrazando tanto el dolor como el placer, lista para irme a lo más profundo y vivir el cambio en mí y permitirme el convertirme más en quien realmente soy. Esto es lo que más tarde me inspiró el desarrollo de mi propio método de coaching: el “Inner Power Method” para ayudar a personas de toda condición a invertir en su desarrollo personal y avanzar con confianza en la dirección de sus sueños.

En turco mi nombre es “Özben” que quiere decir: El Auténtico Yo. Me ha llevado décadas el llegar a entender el significado real del nombre que me dieron mis padres. Hoy lo vivo plenamente.

Hoy estoy casada. Me casé con la felicidad que creé desde dentro y te puedo asegurar que nunca me divorciaré de ella.

Todo lo que he hecho me ha llevado a este momento; para compartir todo lo que he vivido y aprendido en mi propio viaje contigo. Ayudarte a sintonizar con tu “Auténtico Yo”. Vivir una vida real a la que tú le has dado tu propio sentido, en vez de un falso cuento de hadas.

Parte de mí sabe que me encuentro al borde de algo maravilloso, pero es más grande que eso. Tiene más fuerza que cualquier éxito con el que haya podido soñar, es darme cuenta de que amo lo que hago, de que he creado algo que amo y que ahora comparto contigo.

CLARIDAD ES PODER


Llámanos al


+34 695 551 882


o


Suscríbete al boletín de últimas noticias
para mantenerte informado sobre los talleres y servicios de coaching